«Hemos olvidado el corazón, como si sólo fuera un símbolo de debilidad, un lugar de sentimentalismo y de emociones subjetivas, en vez de percibirlo como fuente de vida, como una fuerza capaz de romper nuestro egocentrismo, de ayudarnos a crecer, a abrirnos a los demás y a revelarnos la belleza fundamental de la humanidad.»

Jean Vanier, Acoger Nuestra Humanidad

«Nuestra vida no consiste únicamente en transformar el mundo; si así fuera, quedaríamos atrapados en un círculo sin fin. Si queremos transformar el mundo tenemos que empezar por amar y por abrirnos a la experiencia del amor, de lo infinito; experiencia tan frágil que empieza por un suave susurro de paz.»

Jean Vanier, No temas amar

«La imagen que tenemos del otro, o la imagen de lo que quisiéramos que fuera, impide la comunión. Ésta echa raíces en la realidad, no en los sueños. No podemos estar en comunión con alguien si no lo aceptamos como es.»

Jean Vanier, Cada persona es una Historia Sagrada

«El amor no es solo una experiencia que nos abre a lo infinito; es igualmente un vínculo, una atadura que nos fija al tiempo. Es el matrimonio del tiempo con la eternidad, y su belleza consiste, en última instancia, en la realidad de la fidelidad, del afecto mutuo y del compromiso permanente del uno para con el otro.»

Jean Vanier, No temas amar

«Frecuentemente es necesario llegar hasta el fondo del abismo para alcanzar el instante de verdad, reconocer la propia pobreza, la propia necesidad de unos y de otros y pedir socorro a Dios. Las pruebas que quebrantan una seguridad superficial liberan muchas veces nuevas energías que hasta entonces estaban ocultas. A partir de estas heridas renace la esperanza.»

Jean Vanier, La Comunidad – lugar de perdón y de fiesta

«Lo importante es crecer en la libertad interior, en la libertad para encontrarse con la gente; para acogerla; para distinguir en qué podemos responderle; para aprender a mirarla sin miedo; para aprender a detenernos junto a la persona herida. Tal como hizo el buen samaritano. ¿Qué va a ser del hombre herido si no me detengo?»

Jean Vanier, No temas amar

«Hay quien tiene el don de sentir inmediatamente y vivir el sufrimiento del otro; es el don de la compasión. Otros tienen el don de animar y crear una atmósfera propicia a la alegría, el descanso y al crecimiento profundo de cada uno. Otros tienen el don de discernir el bien de las personas y de sostenerlas. Otros tienen el de la acogida. Cada uno tiene su don y debe poder ejercerlo para bien y crecimiento de todos.»

Jean Vanier, La Comunidad – lugar de perdón y de fiesta

«Hoy es más necesario que nunca reencontrar el sentido de la casa como lugar de ternura y de acogida, en el que cada uno puede rehacerse y redescubrir los valores más íntimos de su ser: su corazón con su capacidad para recibir y dar.»

Jean Vanier, Hombre y mujer los creo

«Nosotros estamos acostumbrados a que el débil necesita del fuerte. Está claro. Es evidente. Pero la unidad interior, la curación interior, se realiza cuando el fuerte descubre que necesita al débil. El débil despierta y revela su corazón; despierta las energías de ternura y de compasión, de bondad y de comunión.»

Jean Vanier, Cada persona es una Historia Sagrada