Cubierta del libro

Cada persona es una Historia Sagrada

Editorial PPC
1995

«La imagen que tenenmos del otro o la imagen de lo que quisiéramos que fuera, impide la comunión. Ésta echa raíces en la realidad, no en los sueños. No podemos estar en comunión con alguien si no lo aceptamos tal y como es.

Cada uno de nosotros, con nuestra historia, nuestras heridas, tenemos dificultades en nuestras relaciones. Lo sabemos. La cuestión es saber cómo podemos destruir esos muros que nos separan a unos de otros, para crear la comunión durante las diferentes etapas de la vida.»

Descubrir el misterio de cada persona y llegar a formar una comunidad son los desafíos que nos propone el autor. Un viaje espiritual a partir de la realidad, hasta llegar a la comprensión de Dios mismo es comunión de personas, y en el amor recíproco es donde mejor se manifiesta su presencia.