Un artesano de paz

La vida de Jean Vanier ha estado marcada por sus encuentros con los más grandes artesanos de paz y defensores de los derechos de los más débiles, desde la Madre Teresa hasta Juan Pablo II.

Jean-Louis Munn



Un artesano de paz

Gracias al medio familiar en que nació y a la carrera militar y diplomática de su padre, Jean estuvo siempre familiarizado con los personajes célebres del mundo.  Charles de Gaulle, Winston Churchill, el cardenal Roncalli (posteriormente el papa Juan XXIII) eran amigos íntimos de su familia y estuvieron muy presentes durante la guerra mundial y la época de la post guerra.

De hecho, dicha guerra marcó profundamente a Jean, de tal modo que en cuanto le fue posible viajó hasta Hiroshima para poder hacer oración en este lugar.  Toda su vida ha estado influenciada por grandes hombres de paz como Gandhi y Martin Luther King.

Jean Vanier fue a Brasil a conocer a una pareja excepcional: Jean Goss y Hildegard Goss Meier, miembros del Movimiento Internacional de Reconciliación y dirigentes de grandes movimientos en favor de la no violencia.  Fueron ellos quienes le presentaron a Hélder  Cámara a quien también invitó a Trosly para que visitara la comunidad.  Dom Hélder, en ese momento obispo de Recife, una de las regiones más devastadas por la pobreza y situada en el noreste brasileño, era también una figura muy importante debido a su trabajo por la defensa de los derechos humanos en el país y quien, comprometido totalmente con los más pobres, denunciaba abiertamente la dictadura de la época.

Más tarde y también gracias a Hildegard Meier, Jean Vanier pudo entrevistarse en varias ocasiones con Adolfo Pérez Esquivel.  Fue exactamente después de la primera reunión que ambos tuvieron en la embajada de Canadá que Pérez Esquivel fue secuestrado por la DOPS (grupo paramilitar reconocido por actos criminales tales como la tortura).  En 1980 Pérez Esquivel ganó el premio Nobel de la Paz.   Más tarde, la pareja le presentó a Corazón Aquino y en 1986, a su paso por Filipinas, Jean se reunió con ella, quien después del movimiento popular de no violencia y gracias a la neutralidad de su ejército, se convertiría en presidenta de Filipinas.

Durante sus múltiples viajes a la India, Jean se reunió también con la Madre Teresa a quien también invitó a visitar la comunidad de Trosly.

Jean Vanier  sostuvo también intercambios personales con Juan Pablo II, quien apreciaba particularmente su obra.



Receive every day by email a Daily Thought extracted from Jean Vanier's publications.

Las citaciones vivas